Gramatopoeticografia y literatocentrismo alfabetocéntrico

Del paleotexto, el equívoco historiográfico y el principio de no exhaustividad en la documentación de la edad electrodigital

La paleotextualidad que opera en cierto conjuntos de obras de acceso libre, al permitir frecuentar portadas, impresores, ciudades, dataciones, autores y demás partícipes de la cultura escrita impresa de al menos los siglos XVI al XIX, es orientadora de una posibilidad de trabajo que combine distintos tipos de evidencias. Ejemplo de un paleotexto son ciertamente portadas como las de Bartolomé de las Casas.

Paleotexto/Portada desde cervantesvirtual.com

Disponible en http://www.cervantesvirtual.com/s3/BVMC_OBRAS/20e/845/393/ac9/477/a97/92b/1a1/307/158/94/mimes/imagenes/20e84539-3ac9-477a-9792-b1a130715894_396.jpg

Las evidencias de los paleotextos desprenden múltiples dimensiones de análisis: su materialidad, sin un afán catalográfico, su simbolismo, su escrituralidad, sus aportes al grafolecto, su dotación, la composición bioestructural del papel, la emblemática, la xilografía, la tipología, la imprenta, entre otros. La datación de los paleotextos digitales interesa en términos de realizar una lectura plurívoca, por ejemplo portadas de libros antiguos, periódicos primeros, impresos sueltos, folletos, entre otros tipos escritos.

El universo de los paleotextos en la edad moderna es posible estudiarlo en su composición material, eidética, hermenéutica, tipográfica, simbólica, electrodigital, entre otras modalidades en su instrumentación. La escritura entonces ¿puede paleobibliografíarse? ¿La paleobibliografía dónde comenzaría? Los cambios en el universo editorial desde el surgimiento de la imprenta en 1455 hasta por lo menos 1492, nos indicarían un corpus alfabético impreso. La paleobibliografía remitiría a un estudio de los libros e impresos con acceso libre en la infoteca web a partir de repositorios digitales mundiales. El conocimiento del desarrollo de las portadas impresas sería uno de los tópicos especializados de esta propuesta. La paleobibliografía se distinguiría por su composición de acceso digital, evidenciadas en portadas, fotos y metatextos.

En una exploración de los estilos editoriales el siglo XV arranca en el modo impreso. En los siglos XVI al XIX se perfeccionaron técnicas de impresión que incluyeron grabados, xilografías, mapas, ilustraciones, entre otras formas mediante las cuales fue conocido el mundo editorial eurocentrado. El afalbetocentrismo es etnocentrado, mientras que la oralidad es agónica, medida, finita y fluida, en el sostenimiento de otros rasgos étnicos. ¿Hay un único etnocentrismo? Hay varias formas étnicas de centramiento, varios nodos étnicos desde los cuales centralizar algo cultural. Aunque en la mayoría de los casos la revolución industrial de la imprenta ofreció otros rasgos editoriales hasta por lo menos mediados del siglo XX. Entre 1952 y el 2002 se fraguaron otros estilos editoriales, impactados por el desarrollo de las vanguardias artísticas mundiales, las dos guerras mundiales y el régimen de la guerra fría, además del procedimiento de industrialización del siglo XIX que hasta por lo menos el fin de la guerra fría continuó tecnificándose.

La paleobibliografía es un tipo de metatextualidad legítimo en términos de apropiación escolar, académica, intelectual y disciplinar. Es algo hecho en sin fin de estudios sobre paleotextos previos a la revolución industrial editorial decimonónica. Aunque también los libros decimonónicos representen una vía de acceso a los paleotextos y su utilización metalingüística.

 
Ejemplo de paleotexto romano Columna Trajana
Paleotexto Mexicano, Siglo XIX.
Paleotexto italiano del siglo XVIII de Lodovico Antonio Muratori.
Paleotexto Francomexicano, siglo XIX

En el desarrollo de investigaciones sobre los paleotextos cobra relevancia la geolocalización de los sitios de impresión, por ejemplo, con el uso de software cartográfico o google Earth, para disponer visualmente los elementos paleobibliográficos en su especialidad editorial e impresa. Los paleotextos pueden fungir en muchas ocasiones como fundamentos de reedición textual, en el caso de libros y obras de mayor relevancia en los ambientes intelectuales a los que pertenecen. De esa forma, el paleotexto se distingue del texto modernizado y es su punto de origen. Hay varios ejemplos de paleotextos disponibles en la red que pueden rastrearse y evidenciarse, conocerse y estudiarse, en sus formatos originales electrodigitalizados.

En el estudio de las distintas tradiciones expresadas en el corpus alfabético occidental el estudio de los paleotextos es trascendente en la medida que permite conocer ediciones primeras y originales, textualidades aportadoras a los distintos grafolectos, pero también las versiones impresas, en su elaboración electrodigital, de las versiones originales de textos que muchas veces fundan hitos intelectuales, pero también obras menores. La importancia del paleotexto es histórica, literaria y estilística, al mostrarnos con evidencias sólidas un estado histórico de la lengua, un conjunto de valores y una axiología, un ethos intelectual y cultural, susceptible de reconstrucción.

El equívoco historiográfico

El conocimiento de ciertos paleotextos puede ayudar a realizar una crítica De Fuentes y también a reinterpretar la narración histórica. En esa medida, enfrentar un equívoco historiográfico no depende exclusivamente del conocimiento de las fuentes primarias, pero, en el caso del paleotexto, sí depende del grado de familiaridad con la que se pueda desenvolver la investigación. En esa medida el equívoco historiográfico puede desmontarse mediante el hecho acumulativo de la información analizada, cotejada e interpretada, donde es ofrecida una nueva versión de los hechos o, al menos, una versión crítica de ellos. De esa forma es posible complementar informaciones a partir de rastreos y conocimiento de paleotextos, que permiten asumir posturas de acceso a fuentes primarias en el caso de los impresos de acceso libre electrodigitales. La reconstrucción cultural, ambiental e intelectual a partir de los paleotextos electrodigitales puede permitir un mayor grado de conocimiento de elementos librarios de mayor o menor relevancia en contextos divergentes, trascendentes de la dimensión nacional o conformadores de esta. La paleotextualidad electrodigital puede enarbolarse como un pasatiempo en la búsqueda de impresos antiguos, pero también puede marcar el inicio historiográfico y analítico de los estilos editoriales, las políticas de edición y los rasgos culturales de los impresos.
La historia del relato histórico más que desenvolverse como mera acumulación De Fuentes y datos, requiere una interpretación de los hechos. Ocasionalmente esta interpretación puede derivarse del conocimiento De Fuentes primarias y de documentos históricos, que en el caso de los paleotextos representan el acceso a las versiones primas de la documentación. Al menos en el caso de los impresos, estamos frente a los vestigios de los cuales se desprenden otras formas librarias, impresas y editoriales, que nos indican una vía de análisis complementario en cuanto a las portadas se refiere.

El principio de no exhaustividad en el proceso documental

El principio de no exhuastividad documental implica asumir la imposibilidad de amasar un conjunto documental en la investigación definitivo y total. La cultura escrita y la cultura libraría no son agotables. Pero en términos del acceso democrático a fuentes documentales hasta ahora no accesibles de forma simple, la dimensión de estudio de los paleotextos nos puede orillar a comprender y asumir una nueva episteme o, al menos, la concreción de la posibilidad de acceso a información de otra forma no disponible. En esa medida el conocimiento del paleotexto electrodigital permite resarcir la falta de acceso a documentos impresos en repositorios no electrodigitales, pero manteniendo como criterio el hecho de su presencia en tales repositorios. Es decir que a partir de las búsquedas y hallazgos de impresos en distintos repositorios de libros antiguos puede buscar el impreso en su versión electrodigital y de contar con él emprender su estudio, análisis y conocimiento.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .