De recordar no morir

De recordar no morir

La memoria se puede definir como la capacidad del cerebro de retener información y recuperarla voluntariamente

Memoria
Una de nuestras funciones cognitivas fundamentales
CogniFit Research: https://www.cognifit.com/es/memoria

Naciste en marzo de 1983, en la Ciudad de México, eres chilango. Yo tengo algo chilango también. Pero ni de Xalapa o Coatepec te puedes desligar, igual que yo. En el año 2004 cuando volví a Xalapa en medio de una derrota absoluta, tú, entrando en un ciclo espiral de vida, te atrevías a dejar la cocaína. Estuviste en rehabilitación y luego fue que tuvimos otras experiencias. Entre 2005 y 2010 tuvimos varios puntos de encuentro y uno de ellos fue Savoy Brown. Hubo otros pero también hubo rupturas. De 2010 a 2020 la vida caminó en direcciones insospechadas. Otras músicas, otras tonadas, nos conectaron. Sin duda, el desencuentro sudamericano de 2007, cuando rompimos en Santiago y crucé los Andes a Mendoza. Otras armonías y acordes nos insuflaron la estrangulación de los significados. El Gato Barbieri fue sin duda otra referencia obligatoria.

Fénix, 1971.

Te extraño más que por el despilfarrar insultos contra algunos contemporáneos, te extraño como se extrañan los sampleos de Herbie Hancock, el twist Disco, sin falta ni acomodo una falsificada ilusión revolucionaria.

La intromisión ilusa de los signos, el insuficiente referente de los sonidos, la selectividad de una infame fractura de tiempo. Un eco de sílabas y líquidos sonoros convergen dentro de la cabalística de un mitopoema femenino internalizado. La realización de una ilusión infantil. Una niña morena ceniza, hacia trigueña, de ojos enormes, potentes, me seduce desde que soy niño. A la distancia. Incluso dejé de soñarla. Podría agradecer tu consideración cuando creíste en mí, cuando evite dejar en tu casa mi último libro por terror.

Un imaginario donde no es eludible la pornopoiesis, donde no se puede ensamblar una historia personal de forma pública o en una forma de compartimento, donde debería existir un tiempo de índole convergente. Pero no, silabarios, abecedarios, imágenes, virtualidades. El rol virtual del arte es equiparable al de la lectura, la gremialidad de un psicoanálisis malamente ejecutado.

Infamias de calibre torpe y fatalidades, insomnios, cafeína. La obsolescenciaprogramada se desprograma. Despotmodernizaciones del imaginario socioafectivo: colecta también de cariños a ultranza y fantasías pornolésbicas: Geronimo. La pornopoiesis como ese capítulo de injerencia y trauma interior, de la pornotización desde mi infancia de mi imaginario femenino con una instrumentalizad inconsciente, fugaz y prófuga. Pornopoiesis en la cual ocultamos y auscultamos las lindes de epicentros digitales. Olvidarte no es simple, recordarte no es morir.

Las luchas en nuestros territorios insignes expandieron una temporalidad de suma sospecha. Un balbuceo irredento y convicto, apnea de trances infantiles y amores platónicos incompartidos. Inolvidable nuestra profa de música, Mariana Elizondo, ni tampoco los mundiales de fut, los tiempos de acercamiento y separación, Vicky Picky Picky Picky Picky, las cascaritas, los video juegos, Chihuahua, otras latitudes en expansión.

Primo hermano

No te olvido

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .