Otros autores

Escuelas de la desposesión autoinducida

Borro en el tiempo mis huellas, mis dispersiones, mis enquistados intentos por descubrir y conocer la cultura escrita. En los linderos de la fuga en la que me encuentro, pierdo silencios y autores, pierdo estribos y sentidos, pierdo lo simbólico. Dentro de una construcción falaz, la de mi humanismo y mis predilecciones intelectuales, no existe la disciplina propia de una episteme que pueda traducirse en nuestra modernidad lumínica. Eso sí, todo el tiempo mis búsquedas me han llevado por caminos más o menos conocidos, pero en el acto de borrar mis huellas he perdido: reseñas, autores, tiempos, lecturas, palabras, etcétera. Porque al final de mis actos depende la construcción de un perfil propio, pero si elimino mis huellas ¿qué queda? Al final es algo más que mis escolarismo y academicismo, es algo más que mis falaces intentos de ser antropólogo, de ser lingüista o letrado, cuando al final me descubro historiador. Lector también de filosofía, menormente manejada, lector de historiografía, lector de ideas y tiempos, de mundos y bagajes.

Dentro de mi eurocentrismo famélico, dentro de mi colonialidad autointroyectada, dentro de la desposesión de mis escuelas, la francesa se levanta culpable por el estructuralismo saussureano de inicios del siglo XX. Se alza con la descomposición sólida del existencialismo y sus acertijos sobre la creatividad con Jean-Paul Sartre y Albert Camus. Dentro de esa mitología existencial se asocian otros pocos hombres, mayores y menores, de la nación francesa, menormente visitada en la indisciplina: poco de Lévi-Strauss, poco de Bergson, poco de Lacan, poco de Barthes, poco de Todorov, poco de Bourdieu, poco de Foucault, poco de Lyotard, poco de Bataille, poco de otros pocos.

En el resquicio de mis pesquisas, los límites son una herencia indefinida y raquítica, como dije, un famélico eurocentrismo, contra marea de silencios y vacíos, de escuálidos instintos y de exiguas recomendaciones. El objeto es el mismo: el libro. Los autores varian, pero en uno silencio propio se arropan las escondidas fauces de tradiciones entreveradas. Porque al final en una síntesis mal sincopada no hay estrechos definidos sino cordilleras de sentido. Eso sí, no he considerado ni asumido la presencia de los historiadores como Roger Chartier, George Duby, Jacques Le Goff, Fernand Braudel, Charles-Olivier Carbonell, Paul Ricoeur, entre otros. Si entonces las disciplinas imponen segos y compartimentaciones, si en el orillado instante de las predilecciones humanistas mías es innegable el andamiaje propio de esta escolaridad francesa, es debido a las herencias humanistas y científico sociales de mi progenitora y también debido a la descomposición propia de atisbos imantadas a la trayectoria del devenir ideológico. Si es el fin de las ideologías no es también el fin del pensamiento, pero en la ruta de los años y las vivencias, las experiencias consiguen una elucubración prófuga y falaz. Porque también olvido otras rutas francesas filosóficas y humanas, como las de Henri Lefebvre, Lucien Goldmann, Maurice Godelier, entre otros. En esta simplicidad de escuela, esta desposesión autoinducida constriñe las lindes de los rincones fértiles del conocimiento. Porque en el fondo me embauca la nostalgia de otras figuras y personajes, porque en la cima negra de mi intelecto, solo fugacidades y nostalgias pueden orillar al diálogo. Entre tejiendo las escondidas fauces del silencio en estas rutas y viobras, no es posible distinguir los límites de tendencias rancias y caducas, de emblemas ideológicos seguros, de elaboraciones culturales e intelectuales fiables. Porque al final, recomendaba un buen amigo hace años, no es necesaria la escuela francesa, o no tanto. Pero la he indagado, simplemente, indescifrablemente, indisciplinadamente.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Fotos de los personajes tomadas de: Wikipedia.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.