Inserto como ventisca
en un horizonte abismal
lontananza esférica
el caudal de los instantes.
Lánguida poltrona demiurga
la salida hecha tacto, piel y marea
en los tormentosos actos pasados.
Marcado con la etiqueta del mutismo
abigarrar los sentidos fabricados
en las intenciones rotas, en los insípidos
atisbos de memorias oxidadas.
Asimetría de cielos y territorios
los escuetos maremotos
de frases y torpedos vocalizados.
Locura deificada como sinuosa lentitud
que desboca las espaciadas cúpulas
del destino. Inservible tono de voz
como si acaso la maquinaria eterna
consiguiera adormecer
el minuto ingente que dura el recuerdo.
Lápida de silencios, ensamble torbellino
que surca los tientos del ruido
para desquitarse del sentido
que rompe la caída de los astros.

Photo by Ian Beckley on Pexels.com