Noticias

Más allá de los nacionalismos

Cuando comienzo a pensar en la idea de las naciones no puedo sino entender que se trata de particularísimos que vienen a cuenta después de un momento en el cual las regiones son vistas como parte de conglomerados territoriales mayores. el nacionalismo impera como particularidad porque en su devenir se inscribe un regionalismo, una patria, un sitio de nacimiento, que es destino en cada caso. La lógica nacionalista deviene desde la independencia de las trece colonias norteamericanas en 1776 y pasa por la revolución francesa y le independencia de Haití, pero también, poco tiempo después, por las luchas latinoamericanas por la imdependencia. Pero no acaba ahí el independentismo nacional sino que alcanza a Italia y a Alemania en el siglo XIX, para después dar paso a otras naciones y otros movimientos nacionales: Argelia, Hungría, Austria, Egipto, Grecia, muchos otros, Risoa, por ejemplo. Y en el decurso de las tendencias nacionales no es posible reducir la práctica de los Estados a una simplificación que resulte escueta. Es más una lucha por los particularísimos que después, con la era global, se van a deshacer. Pero del partcularismo nacional pasamos al regionalismo global, a una comprensión de los estados y las naciones a partir de lo compartido: la lengua, la cultura, más allá de los particularísimos nacionalistas.

La realidad de la sociedades nos impele a pensar que lo nacional no es más que una retícula en la cual nos ubicamos para interpretar análisis que ya ahora son obsoletos. Porque al final nos encontramos con los nacionalismos deportivos y los nacionalismos culturales que dan de sí frente a conglomerados culturales mucho más amplios que las lindes nacionales. En ese tenor nos ubicamos en un internacionalismo globalista que da cuenta de cómo nos encontramos frente a un escenario en el cual las particularidades siguen siendo restrictivas pero en un marco temporal espacial y geográfico ampliado. Porque al final de cuentas nos encontramos con el hecho de que los nacionalismos nos dan cuenta de una efímera forma de identidad, que nos inscriben en espacios definidos pero que no nos permiten comprender dinámicas regionales en muchos sentidos. Por eso nos encontramos en nuestro presente global en una necesaria redefinición de los territorios y de los alcances de nuestros instrumentos de análisis. Por eso lo nacional np debe ser la norma de análisis, sino que debemos comprender que más allá de l a nación existen otras maneras de relaciones internacionales, culturales y regionales.

Photo by Meru Bi on Pexels.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .