Cuando la faz de la luz
escribió con sus tintas
los bordes del ser
lánguidas estructuras
colapsaron entre los cielos.
El territorio de los astros
conquistó entonces
sus formas narrativas:
líquidas figuras imantadas
al sentido simbólico
de las quietudes y las voces.
Dijeron ser y luz, creció la vida,
los cúmulos de materia,
la dichosa palabra del significado.
Una totalidad hace semblanza
de las estrías eternas en la historia
y los ensuciados tercios
de manantiales lingüísticos
guerrearon con el absorbente
mecanismo del olvido.
Esto que llamamos límites
esconde las esfinges torcidas
que son nuestras palabras.

Photo by Rene Asmussen on Pexels.com