Piramide de los Nichos Tajín

Atenas y Tajín no son distintas
ruinas, son culturas asombrosas
una entre selva y otra entre peñascos.
Ambas asombran, ambas discuten
la magnificencia humana.
Pero Winckelmann y Palerm
sí son diferentes. Atenas y Tajín
expresan lo impotente
que es el hombre para buscar
alcanzar el cielo, pero eso sí,
humanismo de por medio,
lo antiguo y lo moderno, Atenas y Tajín
no lo conocen ni lo resaltan.
Asombros resguardan cada urbe, cada ciudad
Atenas y Tajín, Hélade y Totonacapam,
dos regiones tan distantes, dos asombros,
dos culturas, dos experiencias
unitarias en mi ser. Atenas y Tajín, no
en ese orden, ni en esa predilección.

Photo by Hert Niks on Pexels.com