Blogging poético

Narcopedia

Muy pronto se olvida la infancia
en los cauces febriles
de la indómita destructividad
tan pronto como el veneno
convence el cuerpo y la mente
de olvidar el nombre mismo
cada vez que la vida cabalga
al infernal destino llamado dosis.
Un alguien llama juego el signo
de adultes la briaguez o el fumar
enervar los caprichosos instantes
de ríspidas carreras contra el vértigo
absorto del tedio adquirido en disciplinas
que se reniegan. Como aislamiento precoz
la lontananza de video juegos
adustos figurines hacen creer
que el silencio de la televisión en mute
es igual que los vídeos porno a todo volumen
cuando las orgías son parte
de esas dosis inmensas que hacen del tiempo
una infancia convertida en paraíso de miserias.
Totalidad de mentiras y falta de vida
siempre cabalgando entre la silueta
de calles pordioseras, tropelías, abusos,
todo en un cuerpecito, en una miniatura
de universo destruido, de cosmos derruído,
de infanticidio interior, de micro esfera
corrompida en el abismo certero
nombrado educación para la muerte.
Necropatía cierta, el negocio de la muerte,
el frenesí de la carne, el mismo absurdo
de comprar para matar, de matar para vivir
de vivir para gozar. La narcopedia nuestra
de todos los tiempos, de todos los hombres
de cada niñez perdida en las fauces bermellones
de los comandos secretos posesivos, poseedores,
absurdamente enriquecidos, samaritanos, creyentes,
religiosos, los que de una mejilla hacen
una neurosis y de otra colapsan un pequeño en Acapulco.
Narcopedia, señal de una edad, de una iniciación,
de una similitud que proviene del Imperio Romano
del poder, del lado oculto de la polis, de la política,
de los cismas de todas las instituciones.
Narcopedia silente, absorción de vidas, fragilidad
que arrebata a nuestros ojos, el negocio incierto
del trampolín advertido por las mujeres luchadoras:
no salgas a jugar solo al parque te van a llevar los roba chicos.
Una espiral que no necesita nada más que adictos
los pequeños, los adultos, una espiral de enfermedad
adherida a la enferma sociedad que la produce.

Photo by Chris LeBoutillier on Pexels.com



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .