Blogging poético

Ciudades 7

Buenos Aires de mis proyecciones
en tangos fastidiosos
de un baile de cumbia raver.
Desilusionaste completa
con tu argentinidad
mi argentinidad fatídicamente
desengañada. Fútil herida
falsa quimera
de remera mustia
pero eso sí un inmejorable
ceviche peruano, que no sé
si fue en Santiago o ahí.
Por una milanesa o un bife
perdí toda quietud
por tus vinos y tus pasajes.
Esquirlas en libros y librerías
de volúmenes para una tesis
de maestría sobre la teoría
del color de Goethe y los ensayos
sobre el alemán de Ortega y Gasset.
Encuentros con el desencontrado
autor que la supo hacer
por allá y desde entonces
la ramplona instancia
de todos los odios de todos los tiempos
este colonialismo interno
de los premios y los premiados.
Luego el abrigo de un invierno fatal
en 2007 y las huellas de un encuentro
en Córdoba con la musa de lo imposible.
Pero Argentina me recibió con Mendoza
y en el parque San Martín me extravié feliz
ese invierno totalizante.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .