Diario publico de Romulaizer Pardo

Diario público de Romulaizer Pardo 24

Hoy cumple años John Lennon, un ídolo de mi adolescencia, una herencia materna. Hoy en una especie de circunferencia rota de la memoria, una más, es 9 de octubre y es el día de la matrilinea. De esa línea genealogía de la que quedé excluido por Margarita, ella que me dijo: tú no eres de mi tribu. Esa misma exclusión que de todo su conjunto de hechos y palabras provino siempre en definición de varias formas, el ser burgués, el no saber escribir, esa exclusión rotunda, ese ser violentado por sus formas, por su furia, por su brutalidad de madre soltera, por sus fracasos en el amor, por su ira, por sus paranoias, por su fobias. Pero también de ser cobijado por su ternura, por su bondad, de ser su rata, ese mote que ella me puso y del cual fui despojado por Luisa después de que ella muriera para adjudicárselo a Rafa, el hermano menor hijo del matrimonio de mi papá. Cosas de familia. Debería ir a terapia. Ese no es el punto, la cosa es otra muy distinta, es el año 2002, año de la muerte de la figura matrilineal, Urías, mi madre, adoración de su padre, Luis, cómo para mí ella de mí, Margarita, pero también Hermosillo, por su madre, Casiana, fallecida ese año, de mi cataclismo. Memorias más o menos, año fatal por todas partes. Y en mi memoria el recuerdo del departamento de la Narvartarte y la imagen de Bush con su gran rótulo de Pie y toda esa incomprensión de los caminos y las decisiones, de las circunstancias y de M. y su flota de Guanajuato, de B. y su dificultad familiar por la embolia de su madre, de R. el otro estudiante de biología super atascado y su amigo O. estudiante de medicina, de Har. la bailarina super sexy y de profunda narcolepsia, estudiante de química que después fue raver en Alemania, por supuesto no hay que olvidar mi salida de ahí, con todo el trance familiar de los Pardo, la ayuda de los hermanos, el intento de auxilio por distintos psiquiatras, entre ellos Jesús Ramírez Bermudez del Instituto Nacional de Neurología, todo ese choque. Ese tiempo, ese terror, ese año, ese disfrazarme de raver, ir al metro CU, comprar una torta de milanesa, comerla ahí, disfrazado, solo, viendo pasar gente, autista, ido, completamente desolado, absorto, ido. Año de desengaños y la muerte de mi abuela materna, de Casianita a quien ya no pude ver pero alcancé en septiembre de 2001, pocos meses de distancia, poco tiempo, una precipitada, rápida y acelerada forma de destrucción psicológica, emocional, la trabazón de andar de peyoteri clandestino, el trauma de las espinas en Wadley, el aroma de Gobernadora, ese impulso depredador de jikuri, esa maldición de la última espina en el talón derecho, todo eso y el encapsulado tormento del Vivaldi. Eso ya es 2002 pero habría que indicar que desde el 5 de febrero, día de la constitución, inicia todo con mi viaje a Hermosillo y las quejas por la Radio de Paulina, una raver en Guadalajara que se quejaba del hostigamiento policiaco en el programa de Carmen Aristegui. Todo eso, Vicente Fox, el comes y te vas, el Pemex Gate, Belanova, Natalia Lafourcade y su canción En el 2000 la visita de Juan Pablo II a México, canonización de Juan Diego de por medio, el triunfo de los Tomateros de Culiacán en la serie del Caribe, la huelga del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, el robo del más potente avión militar del ejército norteamericano por los chinos, cuando aún leía La Jornada. El año del reguetón Todavía de la Factoría, año del Asereje de Las ketchup, el año de las Hash, del disco Montaña Rusa de Los Ladrones. Año del corte de mi raíz.

1 reply »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .