Textualidad y prosa

Lector es lectura

2001. Rumbo a Mérida. Congreso de Estudiantes de Antropología. Mi primera ponencia sobre el arte y la cultura. Una cifrado de intereses que me acompañan desde entonces. Lecturas que permanecen, otras omitidas.

La vida del leer corresponde igual a un descifrar escondites, sitios, espacios, tramas, características y significados. La escritura es un metalenguaje, un sistema de segundo orden, sistema gráfico de signos, derivación de la lengua. Leer es un acto de introducción y penetración, igualmente lúdico y recreativo, imaginativo y reproductivo fantástico, diabólico, comunicativo. En 2001 rumbo a ese congreso de estudiantes de antropología había muchas formas vivenciales presentes y mucho que se veía como un tipo de conflicto agudo en mí. En Progreso me emborraché absoluta y tremendamente. Perdí la consciencia. Ya desde entonces había en mí una pulsión muy obscura por salir. Ya entonces mucha flota me veía como el burguesito que pretendía, fingía, quería ser antropólogo. Mi fracaso con la antropología fue más que una fuga y evasión de mi fracaso como ser humano, mi renuncia a la vida. Algo aprendí de antropología y con el tiempo fui inculcando una cierta actitud tolerante frente a la diferencia, principio dominante del conocimiento antropológico. Leía, perdido en dolores inmensos, desorientado, en intentos falsos por psicoanalizarme, en el camino de quiebres. Lo que la gremialidad de cada disciplina mantiene e intenta surcar y constreñir, la disciplinariedad, es justamente lo opuesto a la observación absoluta de lo humano. Pero en el lector se erige la lectura y el acto de desciframiento.

Roberto, Roy, Alberto y yo. Amigos, compañeros de generación, colegas. Los mayores, los menores. Todos en una modalidad de vida y experiencia del congresismo antropológico juvenil mexicano en la península de Yucatán en 2001. Nos bañábamos con agua fría. íbamos a las ponencias. Dormíamos en una galera donde se instalaron casas de campaña y se hacían grandes reuniones por la noche entre cerveza, cigarros de mota, baile, música, acrobacias, discusiones y demás circunstancias congresistas no oficiales. Fue una inmejorable experiencia. Leer es lectura lector es leer lectura es lector, los escondites del tiempo y la solapa marchita de la memoria prófuga que desmantela el inicio del siglo XXI. Hoy todos tenemos otras historias, otras vidas, otros intereses e inquietudes. Aquí estamos, un retrato más en internet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.