Desde una lectura profunda y crítica de Schopenhauer, fincado en cierta tradición protestante (Erich Fromm, Spinoza, Niethzche) y con recursos del mundo clásico (Platón, Ovidio) el trabajo se propone cuestionar la idea tradicionalista del amor católico y cristiano, monógamo, eterno, abnegado. Brinda una serie de recursos y discusiones importantes para dar dimensión a las relaciones de pareja en los tiempos posmodernos, esa multiplicidad y diversidad sexual que tanto se pregona, pero tan poco se entiende. El libro, con múltiples faltas de redacción y editoriales, no deja lugar a duda para sostener que la familia monógama es un invento occidental que permea toda la cultura y existencia del amar. En estas páginas se encuentran recorridos y reflexiones de un filósofo mexicano que ha desaparecido y que nos lega la discusión de temas importantes: la relación entre los hombre y las mujeres, la sexualidad como modificante del amor, la idealidad y el instinto de reproducción, lo natural y lo cultural, lo propio de las relaciones sobre el amar y la belleza, entre otros tópicos.

Un trabajo interesante por su multifaceta de obras, corrientes disciplinarias y tendencias, que invita a replantearlo desde una lectura de obras y autores en otra clave como Bataille, Rugemont, desde el feminismo de Goldman, Reed, Tristán entre otras, para escribir realmente, aunque el libro lo logre, una visión del amor que no restrinja los roles y papeles binarios hombre-mujer. Trabajo póstumo que nos acerca a reflexionar, a discutir, a pensar que el amor no es mecánico, ni natural, sino un constructo social que abarca tiempos, edades, eras, sociedades, culturas. Y que en la era del pornoterrorismo participa de una ruptura y emancipación de formas tradicionales. Más allá del amor cristiano, de la caridad y el matrimonio institucional, hay sitio en estas páginas para averiguar y cuestionar los moldes tradicionales de la cultura amorosa y erótica.

En sí las fallas del trabajo son evidentes y suficientes para demeritarlo, pero también sus aciertos son valiosos y propicios para nutrir discutir no sólo un canon de lo amoroso, desde Platón, Aristóteles y Olvido, sino también para abrir en perspectiva las lindes de lo que significa amar, la misoginia, la dependencia de las relaciones sexuales y amorosas, la promiscuidad, el acto pornográfico y sexual, entre una sin fin de hilos que pueden derivarse de esta lectura. Un trabajo que deberá tener consecuencias y heredades en otras obras para seguir desmitificando el encuentro de los sexos, la procreación, lo cultural del cortejo y las formas de amar.