Llanero intuyo los perfiles desquiciares renombrados por el silencio vacuo de los atardeceres. Me fragua la instancia de axiomas caducos como caracol humedecido por la lluvia que lento anda las hojas de un árbol, porque en la axiomática que manejo se insertan los motivos fútiles del asombro. Entretejiendo con el nudo de mis intentos un cúmulo de ideologías fabrica su torrente masivo y fanático en los mismos asideros de la luz, contra sentido absorto del fértil abismo que recorro todos los días. Me introduzco indemne dentro de saltos históricos porque a la avenida fugitiva de las letras lo escrito retira sus sobres y sobras. Pero en las cansadas esquinas de autores bets sellers me pierdo fugitivo contra la charola de limosnas intelectuales. En el acertijo insufrible de los escondites me devaneo el alma contra la pócima de los claves rancios que aún permanecen en la mesa del comedor. Y soy un dentífrico exprimido cuando descubro que todas las ilustraciones fallaron y que todas las luces nos dominan hoy más que nunca.

Anuncios
Photo by Max Garaev on Pexels.com