Alta efigie
un tronar
la sinuosa
canción
de los olvidos.
Trémulo quebranto
dintel del alma
como cicatriz
envuelta
con torrentes
de silencio.
Adioses imantados
a la cobija
estéril del punto
central en el abismo.
Caer a la rotura
dentro de trazos
con el lápiz
de los años.
Testimonios derruidos
hacia el hecho
constructivo del amor.
Longeva épica
la constricción
absoluta recalcada
por los difíciles
territorios entre ser
una lápida de olvido
y un atisbo de memoria.
Lacrimosa escena
el callejón de luces
circundando los silencios
de un eco sin voz
que cabalgamos
como arrebol de caricias
en el tejado parcial
de los instantes.

Photo by Mohamed Almari on Pexels.com