Encontrar figuras de decir
los nombres absolutos
esa teorización innecesaria
dentro del mecanismo de razones
documentadas es un atisbo de fe.
Ramplona la marcha del aliento
cabalga del humo al soplo
como de la mano al ojo
la letra camina en la hoja de papel.
Serpentina de ideas
esta fábrica de mutismos
como caireles alfabéticos
que deambulan ora en el tiempo
ora en el aire ora en el mirar
los años petrificados contra el
misterio llamado borde desquiciado
que comulga con el caos natural.
Naturaleza intacta perecedera
que se zambulle en el sopor
airoso de instantes, fugas, días
pesados y otras magias venideras.
Adiós a la dicha de la ducha cognitiva
cuando en la nada de los nadies
queda el ningún decir de los ningunos.

Photo by Pixabay on Pexels.com