Tu ser cruzado
logos mal visto
antídoto a nadie.
Ósea fragancia
decir tu nombre.
Árido arácnido
suspiro, rebeldía
y anhelo, si mucho
fuera fuéramos amarnos.
No hay distancia
en las antípodas
que no se imante
a nuestro beso,
conocimiento
de saberes ancestrales
antes de la tecnología
del fuego y la carne a las brasas.