Hoy presentamos Natdzhadarayama en Casa Libertad de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México

Con una cálida acogida, un grupo de personas amistoso, alumnos y maestros, dentro de las primeras jornadas de Oralidad y escrituras organizadas por la EDCO de la UACM, presentamos la novela El olvidad Imperio Natdzhadarayama. Se organizó una dinámica colectiva mostrando fragmentos de la narración y algunas de las ilustraciones que la acompañan. El ambiente amigable, la cordialidad, la cooperación y el intercambio fueron el primer acercamiento al trabajo, pues se realizaron algunos comentarios por equipos para propiciar una reflexión previa, a partir de algunos contenidos de la novela, entre el público que asistió al evento. En un tono informal, mas no por eso menos serio, el diálogo entre conocedores y no conocedores del trabajo permitió que la audiencia se fuera preguntando por la construcción de la trama, fuera identificando los personajes principales, los hechos que van conduciendo la narración y preguntándose por los distintos momentos, pasajes y situaciones que se expresaron en capítulos como Los testículos a la fritangaMuerte del último conocedor de la civilización Natdzhadarayamamita.

Posterior a ese encuentro de puntos de vista se realizó la presentación donde colaboró Juan Carlos Vilchis, también de la UACM, y un servidor. El comentario de Vilchis atinó en aspectos como el análisis folklórico y de los tipos de personajes, la dimensión de una construcción de un mundo, atribuyendo también un elemento importante en los hechos que van denotando la importancia del rescate del pasado, del valor social de la historia y la memoria. En ese tenor este nuevo comentario fue de una interpretación profunda, amplia y minuciosa, mostrando el hecho de que Lingüineto Violatore puede considerarse un héroe —y los motivos para ello— y de cómo el carnicero puede funcionar como un villano, también explicando la ontología de los personajes malévolos. Además mostró una lectura profunda del trabajo, contribuyendo a un entendimiento de su estructura, a una condensación de notas y apuntes que hablan de una lectura detenida, sólida, atenta. Si para Sánchez Menéndez en la primera presentación se trató de vincular la historia y la literatura, así como de traer a una ficcionalidad la construcción de un universo cotidiano, si para Prado se trató de una maquinaria, de un artefacto que habla de lo que se destruye, de lo que desaparece, para Vilchis fue más bien el toque de la soledad, de la intimidad, la que afloró en su interpretación. 

Posteriormente participé con un escrito donde reafirmé el camino, las andanzas, de este trabajo. Desde su construcción inicial en el año 2010 hasta las peripecias para poder editarla y finalmente la reflexión respecto a que nunca terminamos de aprender a leer y a escribir, de que somos lectores que trascendemos los bestsellers, que tenemos un horizonte de vida, de sentido, de conocimiento y de aprendizaje propios, que construimos mundos, que inventamos palabras y sonidos y formas y que al final de cuentas Natdzhadarayama busca un lector intrépido, ágil, aventurado. En esa medida el libro,digo yo, es un ejercicio que exige al lector atención, invención, construcción, memoria. No es entonces gratuito recordar lo que decía Barthes sobre los textos, que nunca son los mismos, ni tampoco exagerar las dotes postmodernas de una multiplicidad de facetas presentes en la novela.

Con todo el cariño después de esta presentación puede afirmar que se trató de un evento muy apropiado para explorar experiencias, conocer puntos de vista, anotar y distinguir distintos elementos del trabajo que mantienen una estructura narrativa propio, como lo reveló el hecho de uno de los grupos que comentaron que los personajes principales eran Lingüineto Violatore, el carnicero, la capitana y la emperatriz. La selección de textos también permitió vislumbrar anécdotas que fertilizan la lectura, resaltando hechos singulares como la presencia de un ejército de mujeres o la extrañeza entre la depilación testicular y la castración del tigre Wu Yu Hu.

Al final tuvimos una pequeña convivencia con carnitas, a propósito de fritangas, y pasamos un rato agradable, departiendo, comentando, aprendiendo unos de otros. Fue una linda estancia en Casa Libertad y para mí ha sido muy importante tener de viva voz la cercanía con un público inquieto, preguntón, crítico, despierto.

Gracias San Cristobal, gracias Naufragio

Presentamos ayer El olvidado imperio Natdzhadarayama en la cervecería Naufragio en San Cristobal de las Casas. La presentación fue cálida, emotiva e íntima. Se reunieron algo más de 15 personas en el local cervecero, donde leí el texto que a continuación presento:

El público de la presentación en San Cristobal, en la cervecería Naufragio.

Caracterizando Naztdzhadarayama

 

Confesaré ante ustedes un remilgo anecdótico: no la fonética de natdzhadarayama, por el contrario la mitopoiética, o uno de sus rasgos, de esta civilización. Las criadillas o testículos de toro en el México del XX, la barbacoa, aunque de tigre, la observación astronómica, el desarrollo urbano, el poder, la guerra, el carnaval, el ritual de la sangre, la prostitución, el machismo, los excesos, ¿algo más?. Si lo lees con atención este texto puede ser irreverisible.

El mito del toro, cretense, helénico, la castración. Comer, cocinados, los testículos del toro. Remiso a España, a la tauromaquia, pero ¿con un jaguar mesoamericano?. De ahí la barbacoa, lo por debajo de América, pero lo alto del inquieto murmurar de la invención. Imagen, la señalización: testículos de tigres fritos. La fritanga es intencional…

Barbacoa de tigre, ¿rito alimentario?. Por otra parte el discurso del carnicero: esa colonialidad asumida en el sostén desabrochado de la certidumbre. Un martir, también, empoderado, ciego, villano improvisado, el carnicero.

Entrada al palacio del búque, de la marmita rural, la carne felinesca, no de Fellini sino de felino. ¿Han estado en la tumba de Homero?.

Desfigurar también la memoria: el Popol Vuh, la dimensión inverosímil de la empresa del ejército femenino, el comercio sexual o eso que llamo teibolización de la vida, el líder, entre idiota y tarado pero siempre por encima de todo, incluso de su muerte.

Natd-zha-da-ra-ya-ma, Netzahualcoytl. Barbacoa, palabra del siglo XV para occidente: Cristobal Colón, el exotismo etnocéntrico y el inicio de la era moderna.

Además la presencia de una ritualidad frustrada, irrealidad de un presente donde la mitología termina siendo un drama académico, el de Lingüineto Violatore, o eso que es la obsesividad por un tema de investigación. ¿Algo más? Iré más despacio.

El imperio fue un territorio y lo conocemos por dos vertientes narrativas: la de los hechos, trágicos y fatídicos, y la de la historiografía de los hechos. Los hechos son simples: iban a depilar los testiculos de un tigre en una celebración milenaria y la emperatriz, de incógnito y embarazada de 7 meses, aguillotina al tigre, lo castra pues, y todo se viene abajo. El tigre tiene su historia, de una banda farandulera llamada the Marveolous Chichi’s Band. Y en el rito frustrado participa este carnicero que se convierte en un lider inusual, el lider de un ejército de mujeres y fritangueras de testículos de tigre. Así el carnicero también tiene su historia, sobre todo con la capitana, oposición completa (mujer, inteligente, astuta, sensible, maga) de este personaje. Pero, además, está la emperatriz, con su historia, con sus 7 meses de embarazo, con una expedición que termina mal. Y el contexto, un poco de él: el emperador Wing Chang Chek, revueltas populares, estado de guerra, invasión interplanetaria, fantasía vamos, ficcionalidad de un imposible realista: la alianza de la Tierra, Marte, Neptuno y Saturno, una cuarteta de ejércitos invasores del territorio imperial. Aparece, entonces, el tercer protagonista. Historiador interplanetario, con un nombre sexualizado pero contrario a su esencia racional, Don Lingüineto Violatore. A través de sus escritos conocemos, o eso es lo que él intenta, la situación del imperio cuando se avecinaba su fin. Y somos testigos de su vida, de su autobiografía, somos testigos de sus aprendizajes, al grado neurótico de conocer la lista de materias que cursa en su primer año de carrera universitaria en la Universidad Imperial de Mineí.

Narrar no sólo es hilvanar fragmentos de una historia, nudos anecdóticos y recursos estilísticos, sino también la capacidad de invención de estructuras, desde el detalle mínimo hasta la máxima expresión del contenido del relato. La secuencia propia de este libro intenta recrear las posibiidades de imaginación en distintos niveles: fonéticos y estilísticos, con una serie de nombres y referencias, mitológicos y civilizatorios, con detalles culturales e históricos sobre la cultura natdzhadarayama, aventureros y bélicos, con el ejército de mujeres, la inconformidad popular y también con la erotización del grupo miliciano femenino de fritangueras, irreverente con el principio ontológico de la narración que es la castración del felino y la depilación testicular, por nombrar solo algunos de los rasgos estructurales que componen este universo, esta cosmografía peculiar que incita a imaginar un universo satírico de la realidad humana, en principio.

Hablaré, finalmente, de las ilustraciones a todo color del trabajo, realizadas por el pintor coatepecano Azamat Méndez. Su trabajo muestra una complementariedad a la narrativa mostrando elementos pictóricos explícitos: el carnicero y la sangre, la capitana y la voluptuosidadad, Lingüineto Violatore y la erudición, la emperatriz y su censura, una chichi hecha de muchas chichis como la banda de la Chichi Maravillosa, el ejército de mujeres y su desfile sexual, una biblioteca y archivo, por decir lo menos de las imágenes. Pero el estilo, crudo y mordaz, auténtico, de estas ilustraciones sugiere una lectura del tiempo y de la fantasía natdzhadarayamamítica que funge como contra peso al tono discursivo verbal. Colores, formas, figuras, representan una aleación al texto, inserción de una discursividad apropiada al tono de la narración. Conocemos, de entrada, al emperador, conocemos una ciudad, conocemos los rostros de los personajes principales, excepto el de la emperatriz, y vivimos en carne propia las correrías que se suscitan en el relato: el ataque de los tigres al comboy de la emperatriz Drendovskaya Darayamamita, la imagen del estudioso Violatore indagando sobre el final de los tiempos imperiales, los hallazgos de las primeras expediciones interplanetarias (entre ellos un 69 lésbico), pero sobre todo, las ilustraciones de Azamat sugieren una realización estética proporcionalmente inventiva y consolidada de la invención narrativa. Siguiendo el guión de la narración, aunque con su propio mecanismo interpretativo, Azamat logra plasmar instantáneas cruciales dentro del devenir de la historia, esta historia de una civilización lejana, perdida, olvidada, que en el siglo XXX, y de la mano de un estado tiránico interplanetario dominado por los terrícolas, será desempolvada, estudiada y recreada por este académico con nombre sexualista, en un claro simbolismo psicoanalítico: la castración, la mercantilización sexual femenina, un parto prematuro y el estudioso cuyo nombre remite a una condición lingüística de violencia sexual pero cuyo referente más bien es el cultivo, la paciencia, la obsesividad racionalista, la búsqueda en el pasado para mejorar el presente y fomentar un futuro pleno.

Claves más, claves menos, la invitación es a leer esta novela como un divertimento, como una especie de catarsis irónica, dislocada de modas literarias juveniles, excéntrica y hasta cierto punto experimental, donde quizá se encuentren algunos instantes de risa, de tristeza, de erotismo, de aventuras y, en el mejor de los casos, de recreación y disfrute.

Muchas gracias.

A mi lado estuvo Diego Prado, compartiendo ideas e interpretaciones sobre mi trabajo narrativo, en un tono de charla, de conversación, para acercar al público a esta cosmología irreverente, loca, desquiciada, frente al drama académico serio, racional y profundo. Dimos paso a una sesión de preguntas y respuestas con el público, que fue fructífera, intercambiando opiniones, ideas, dudas y comentarios sobre los ejes que vertebraron la presentación y respondiendo a inquietudes sobre lo expuesto.

En un tono de mucha familiariadad, de mucha calidez, se trató de una iniciación en muchos sentidos: fue la primera presentación de un libro de Diego y la primera presentación cultural en Naufragio, además de la primera exposición pública de mi novela fuera de Xalapa de esta, mi primera novela. En esa medida estoy muy contento, satisfecho y agradecido, con la flota de San Cristobal que ha hecho posible la realización de esta presentación.

Quedaron ejemplares a la venta en la librería Chilam Balam y en la librería Sol y Luna, ambas del centro de San Cristobal. También mi hermano, compañero y amigo del Naufragio, Eric, estará vendiendo algunos ejemplares del libro.

Quedo contento y pleno, con esta aventura de mostrar al mundo a mi hijo, mi novela, que sin pretender los grandes vuelos da vida e intenta abrir un cause a la imaginación.

Casi 5000 visitas este año

No es nada en realidad… sobre todo pensando que deje de escribir a partir de octubre y no retomé el ritmo. No me congratulo ni me siento realizado. Tengo este espacio sin píes ni cabeza, con muchas ideas e intenciones. Me detuve. ¿Volveré?

Saludos a la audiencia.

 

romulo-pardo-quito-2016

firma-1-1-1

He perdido otra vez a mi audiencia

Voy perdiendo a mi audiencia gradualmente.

Lo sé.

Veremos.

Saludos de este blogger dislocado.

perder-a-la-audiencia-gradualmente

Idola tempus

 

Los ídolos aglomerados del presente

escudriñan su efímera trascendencia.

Un galope propagandístico proclama

la llegada de una nueva ola —que de nueva

tiene lo mismo que el alfabeto griego—

para marcar al ritmo de los atuendos.

¿Perdimos acaso el discernimiento

cuando náufragos nos arrobamos

en lo que un otro distante hace?

Y todos queremos acercarnos —¿queremos?—

a ese mito viviente que reluce en el escenario.

idola tempus

Irreverencia poética a un público inexistente

Un auditorio inexistente

levanta la copa y dice:

bravo a la tormenta de sentidos.

Los caminos terminan

en un eco tumefacto y rancio.

Es tarde, se hace de día,

los árboles engullen

el oxidado humo de las industrias.

Maquinamos los silencios

contra el tropel del televisor…

y gemimos insanos los aires

que dicen cámara acción.

Irreverencia poetica 8

De mi reciente ausencia

Crucial, definitivo, trascendente, estos días me mantuve concluyendo mi tesis de licenciatura. Imposible dedicar algo de tiempo a mi sitio, imposible si quiera colocar algunos versos, incluso micro poemas. La mente estaba retenida, absorbida, enclaustrada, invariablemente, en concluir mi primer trabajo personal de investigación académica. Y no fue en balde. Ahora no sabré qué hacer con el tiempo libre, quizá invertirlo aquí, pero también en otras actividades. Estoy contento, pleno, satisfecho y aguardando las noticias de mi asesor para proseguir con los trámites de realización del examen de defensa.

No podía, en consecuencia, dejar de compartir este acontecimiento con mi audiencia bloguera. Reciban un saludo sonriente de este hombre feliz.

 

Romulaizer Pardo

Por si hay una audiencia de Romulaizer Pardo

Sé muy poco de las opiniones de mi audiencia sobre mis textos. En ocasiones recibo comentarios o señales de que gustan, pero por lo común debo intuir algún feedback sobre la recepción de mis escritos. Una buena amiga dice que tengo mis lectores y por ahí sé de algunas personas que siguen el sinuoso trayecto de mi literatura. Por momentos esta falta de retroalimentación me produce angustia y temor porque entiendo que en ocasiones puedo llegar a escribir textos muy extravagantes. Pero como dice Giselle Hinojosa escribo porque de no hacerlo moriría. Mi vida está dedicada, en gran parte, a la escritura y me sé un escritor joven con la fortuna de buenos comentarios a mis textos por lo común. Actualmente no puedo hacer mucho más por mi blog porque me encuentro cerrando un ciclo universitario que en buena medida me absorbe. Me gustaría leer sobre diversos temas y escribir menos espontáneamente pero tengo los tiempos justos. En todo caso esta entrada es para agradecer a los lectores y visitantes de este sitio web su participación y apoyo a mi proyecto creativo. Reciban un saludo sonriente.

Declaratoria frente al humanismo digital

pasos1.2La inmensidad global implica una contundente batalla personal, el abismo recio de la mutiplicidad cómplice de la fabricación humana. Creo en el humanismo digital como una forma de renovación en todos los sentidos: inclusive el intento de tener este blog, ya de por sí una propuesta amplia y ambiciosa, quizá por eso nulificada, es también el intento por mantener un registro desde la particularidad. En la medida en la que puedo tender vínculos, o no, con ese exterior inabarcable e inmenso que es lo global, en la medida en la que voy manejando mi método de improvisación, en la medida en la que me convierto en un ente expositor y expositivo, consigo perfilar inquietudes desde la viscosidad indómita de vivencias traducidas en actos creativos.

Creo en el humanismo digital, mucho más allá de formas institucionales, académicas, organizativas, formales, hoy que vivimos, además, una renovación de los métodos inhumanos, salvajes, de la desigualdad, de la miseria, de la esclavitud, del sin sentido, monedas todas del banco de lo cotidiano. Aunque mis experiencias no encuentran una desahogo calmo, quizá por ello menos armónico de lo que podría ser, el impulso de registro abarca dimensiones que se cuestionan la humanidad vigente en el siglo XXI. ¿Cuestiones de qué tipo? la existencia, como hecho y causa, son una de esas líneas de cuestionamiento. Otra, también y a partir de la distorsión, la realidad, que metaforizo muy mal. Además de eso, la presencia de la evasión: informativa, mediática, televisiva, cinematográfica, musical. Una especie de aislamiento y mutismo es fraguado en mi esfuerzo como extremo opuesto al perfil1inmenso ruido y sonido de los multitudinario. Y el humanismo digital, mucho más que un emblema o rótulo, mucho más que una categoría, implica una indagación, por momentos egoísta en apariencia, de apertura dudosa, de recorridos caducos, de formulaciones desvencijadas. Catarsis exponencial de la incomprensión (del mundo, del amor, de la sociedad, de la mujer, de la humanidad), esto que escribo, esto que soy cuando me muestro en este espacio, ángulo disforme de una totalidad parcialmente desenfocada, es una mecánica enraizada en un acomplejamiento innecesario, en una artificialidad innecesaria, como una especie de exabrupto a mitad de una conferencia solemne. ¿El objetivo? Acaso vislumbrar las torceduras de pasajes imposibles. ¿Tiene eco el torcido devenir que explota la fantasmagoría existencial? Exactamente la transformación en humano, la mía al menos, radica en surcar esa fantasmagoría, transitar los nudos simbólicos, verbales, filosóficos, de un programa indefinido, con antecedentes poco claros y vigentes. En ese proceso de transformación, sin la pretensión de cambiar el mundo sino con la de pensarlo en otros términos (construirlo desde donde nadie lo construye hoy), el esfuerzo por plasmarme humano y parte de la digitalidad, por ser un algo que cree en ese humanismo digital, es una tarea constante que amerita, quizá, honor o desprecio, rechazo o aceptación, totalidad o nulidad, atención o distracción.

Gracias por estar del otro lado de la pantalla.

 

Romulaizer Pardo

La sección pdf novedad del blog

Dado que no tengo otra manera de dar a conocer mi trabajo literario he decidido apostar por la plataforma aquí construida y creado la sección pdf donde pueden leerse trabajos míos de distintos géneros en su modalidad electrónica.

Poesía: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/poesia/

Narrativa: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/narrativa/

Ensayo: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/ensayo/

Novela: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/novela/

Prensa local: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/prensa-local/

Pornopoiesis: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/pornopoiesis/

 

De esta manera queda realizado un registro de mis inquietudes y pasos a través de intentos, más o menos fructíferos, de emprender una carrera literaria completamente autodidacta.

Se agradecerá la difusión.

Saludos a la audiencia

 

Romulaizer Pardo

Apreciable audiencia dos puntos y aparte:

Uno, dos, tres, provando. Aquí estoy, hoy día, pensando en cómo carajos seguiré construyendo este esfuerzo creativo. Compleja realidad la mía: vídeos, PDFs, textos, poemas, escritos en inglés, imágenes, collages, etcétera. Bueno, pues ya voy por un tercer mes, quizá, y debo anunciar algo a la audiencia y agradecerle su paciencia y visitas a este proyecto. Lo mío arranca por lo común en verano y pierde algo de fuerza hacia el otoño por las obligaciones. El anuncia es que he elegido el fin de semana para ir publicando cosas: viernes y sábado. Entre semana quizá por ahí pueda subir algún texto breve. Lo consistente será dado al concluir la semana. La zona de pornomancer, nutrida a manera de testimonio, no tendrá una periodicidad definida. El scribd irá cambiando.

Por momentos me pasa por la cabeza que esto pueda traducirse en una especie de pérdida de tiempo. Y bueno, hacer vídeos no es cosa fácil y el ingenio con el que cuento, por cuestiones de tiempo, no es mucho. Pero no los abandonaré. Aquí sigo y si bien mi oferta pueda parecer informal o sin forma, quiero decirles que se mantendrá viva.

Muchas gracias a todas las visitas, a todos y cada uno de ustedes que han venido aquí y leído algo, comentado, participado, visto esta porción fragmentaria. SI mis rollos son incomprensibles dejen un comentario. 

Un saludo global para ustedes lectores virtuales.

 

Romulaizer Pardo

 

ego-gratzie