Otro puerto la vida

Dicen que hay futuro

para el talento

no lo hay. Hay procesos,

caminos, instantes. Dicen,

además, que somos átomos

de amor: ¿amamos? Somos

mitades quebradas, tejido

de historias y tedios, cicatrices

somos, hoy nombrados silencio.

¿Es esto un camino, esbelto y trigueño

de dulzura, como ese paraíso perdido

que nos arropa prístino de memoria?

Claudicamos al camino, al andar los

limites de la verdad ¿existe la esencia

del significado en este arrabal de años?

La vida es, somos en ella, también escondite

y estructura de las mareas —extravíos dentro

generaciones inombrables— cargando un epitafio

que es nuestro nombre, indecible, estupefacto

instinto en la ferocidad de un andamio pasajero.

También la vida es un puerto

un punto de llegada

una complicidad compartida

un asomarse a las narraciones

que de absortas migajas del ser

nos impelen a llegar, sí, a llegar

a un otro sitio donde resguardar

del descanso la fatiga de los hechos y los actos.

Anuncios

Impaciencia

Ahí donde se intenta

los días plasman luces.

El vericueto del silencio

abstrae la savia del amor.

¿Alguna vez hubo fe

suficiente para los evadidos?

Todo es un tiempo en espiral

que derriba los escombros 

de las sociedades absolutas.

Quebrados los alientos

por la rendija de los soles

esparcimos voluntades

en este laberinto llamado eternidad.

Hubiere dicho si potencia tomare

Fratricida dominical

¿volteas observante

el hito de Clío? Nombras

si hubiere sido

pasare

en cambio doblar

manejo gris

proclamación innecesaria.

Si golpeare trocare la faz de luz

en fecho maniatado

fecho ángular, estado, acto

facer, fecho, haríamos

¿fuere tropa literaria

si cambiare silencios?

Nulidad

atisbar fecho, facer, acto

in media res, conspicuo

emblema torcido

torcedura piramidal

de la esencia: añoranza abismal

torpeza viere cantare siendo silente.

Aquí cambiare trote iracundo

del logos porción

incauta marea

supiere tampoco negritudes

axiomas todas las orillas

si tomare fulgiere insípido.

De esta filología escrupulosa,

inmanencia inductual, hilare

sanctis mortis anclajes pagare

totalidades ahumadas de alegría.

Si consagrare el cuerpo

amare torcida la hinchazón del ser

verbo escuálida mancha,

siempre acaso escribiere lo que

dijere cuando pensare tomar

el filtro mismo de un realismo

fugitivo y perfumado.