Homenaje a Margarita Urías Hermosillo en el Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana 24 de agosto de 2018

Anuncios

Fiesta de Corpus Christi en Tarecuato, Michoacán 2018

El día 1 de junio nos dirigimos algunos compañeros del Colegio de Michoacán al poblado purépecha de Tarecuato para presenciar y ser testigos de las festividades del día de Corpus Christi. Llegamos en la mañana, temprano, cuando se iniciaban los preparativos de la fiesta. Nuestra anfitriona, la compañera Guadalupe, es oriunda de dicha población y nos condujó a su casa familiar. La fiesta se desarrolla en el atrio y las inmediaciones de la Iglesia principal. Tarecuato es un poblado constituido en las primeras oleadas evangelizadoras franciscanas del siglo XVI en el territorio michoacano. El viaje lo emprendimos desde la ciudad de Zamora, saliendo por la población de Jacona hacia Tangamandapío. El viaje en el transporte colectivo fue interesante pues se distinguieron distintos tipos de pasajeros con rumbo a localidades más allá de nuestro destino.

En la Iglesia de Tarecuato se desarrolla la ofrenda ritual de cada gremio de su oficio como parte de la festividad

Al llegar a Tarecuato nos agrupamos, visitamos las cercanías de la Iglesia y era posible distinguir una serie de actividades de organización de lo que sería el núcleo territorial de la fiesta. Se notaban distintos hombres movilizando y cargando cartones de cervezas y cajas de refrescos, además de que podía observarse lonas y toldos instalados en una disposición particular.  Fuimos a la casa de la famlia de Lupita donde nos recibieron muy amable y atentamente. Nos invitaron un almuerzo consistente en un atole hecho con pulque y unas gordas de trigo, pan también hecho con pulque y harina de trigo. Nos relajamos un poco del viaje, nos presentamos con la famlia de Lupita y tomamos nuestro refrigerio. Fue muy cálida la recepción en la casa de la familia de nuestra compañera, llena de una especial atención, de un interes particular y de una emoción propia de una visita distinguida. Al terminar nuestros alimentos nos preparamos para encaminarnos a la plaza central, donde la fiesta ya se desarrollaba. Desde donde estábamos se podía distinguir los coetones y la música de banda, lo que indicaba, aunque no lo supíeramos, que la fiesta había comenzado.

La fiesta tiene un motivo y eje estructural importante en el recinto religioso, la Iglesia principal, donde se realizan las ceremonias rituales de los distintos gremios que conforman las activiadades productivas de la población. Cada gremio se aproxima a la Iglesia, en procesión, acompañado por una banda de música que entona la tonada particular del día de Corpus. La música se acompaña por cierto tipo de baile o ademán corporal de los participantes. A la par se arrojan cuetes al cielo. Las procesiones representan los distintos oficios de la población: albañiles, comerciantes, cazadores,

Los santos segmentan los distintos barrios de la localidad, lo cual también indica la distinción de oficios y labores de cada uno de estas divisiones territoriales.

aguamieleros, entre otros. La procesión ingresa a la Iglesia y los músicos permanencen afuera entonando la tonada respectiva. Dentro de la Iglesia se encuentran los santos y las vírgenes protectoras de los barrios de Tarecuato.

Así, la celebración del día de Corpus está marcada por una ritualidad donde los oficios, actividades productivas que segmentan a la sociedad tarecuatense, son ofrendados. Las procesiones tienen cada una su banda, su cohetero, su gritador, los cargadores de la urna del santo y un grupo nutrido de agremiados.

Una vez que cada gremio ha ofrendado su oficio en la Iglesia, continua su camino, sale del recinto religioso y se encamina a alguna de las lonas o toldos donde se ubica para mantener su actividad musical y proseguir con su baile.

Una vez que la procesión ha salido de la iglesia continua, al disponerse en alguno de los toldos, se inicia toda una actividad ritual en otro sentido: el baile de parejas se convierte en el principal motor de la actividad, se ofrecen bebidas (cervezas y refrescos), además de que en los toldos hay dispuestas sillas para damas y caballeros donde se pueden hacer peticiones de baile. La música nunca cesa, variando de melodía y de canción según sea el caso. Cada gremio trae consigo su banda de música de metales. Así, gradualmente cada procesión de cada gremio ocupa un lugar en la plaza central frente a la Iglesia.

Llegada del gremio de los jinetes. Del lado derecho están los caballos y del izquierdo la procesión, atrás, vestidos de amarillo, se encuentran los músicos de la banda.

Cuando los gremios suscesivamente se van acomodando el baile predomina. Muchos hombres beben, otros bailan con las mujeres. El gremio de los cazadores de venado traen consigo mosquetes y truenan balas al aire. Los comerciantes traen pequeños objetos que simbolizan sus mercancías. Los agricultores traen espigas de trigo. Las bandas no dejan de tocar y se crea un ambiente festivo muy sólido e imponente. Estuvimos por varias horas en distintas carpas de gremios, bailando, escuchando la música, tomando refresco

Distintas bandas de músicos se mantienen ejecutando canciones a lo largo del festejo

y otros cerveza, conociendo la profunidad de la fiesta. En algunos gremios nos invitaron a bailar y nos dieron de tomar, en otros solo bailamos sin intercambiar muchos detalles. La fiesta se va tornando cada vez más social, más amplia, más nutrida. Hasta las 3:30 pm que estuvimos no hubo comida, pero Lupita nos contó que llega un punto en el que se ofrecen alimentos a los concurrentes. Todo es una verbena popular de magnitudes comunitarias ampliadas.

Después volvimos nuestros pasos a la casa de Lupita, donde nos aguardaban con una comida propia de la fiesta: churipo, que es un caldo de res con verduras y un poco de chile, tortillas de maíz hechas a mano, corundas (pequeño tipo de tamal regional), agua de chía y limón y la cálidez de los anfitriones. Nos dispusimos a comer, conversando de temas distintos. La comida nos repuso, nos permitió compaginar diálogos y descansar del trajín de andar en la plaza central. La comida que nos compartieron fue sumamente especial, claramente hecha para nosotros, los visitantes, como una forma de reconocernos como aliados y amigos, como compañeros, de Lupita, jóven purépecha que estudia en el Colegio de Michoacán. Al finalizar los alimentos gradualmente nos fuimos despidiendo de la familia anfitriona. Nos agredecieron mucho que hubieramos ido y que fuéramos amigos y compañeros de Lupita. En un tono de gratitud total y recíproca, nos sentimos honrados de ser recibidos y prometimos volver en otra ocasión, quizá para la fiesta de octubre, la principal del pueblo.

De esa forma nuestra expedición a Tarécuato nos permitió conocer una festividad y

Procesión en camino, andando rumbo a la Iglesia

estrechar lazos con una familia purépecha que, cálida y hospitalaria, nos ofreció lo mejor de sí misma y nos hizo sentir tan bienvenidos que nos emocionó y conmovió. Volvimos al centro del pueblo a tomar nuestro transporte de vuelta a la ciudad de Zamora. En ese punto la plaza estaba a reventar de gente. Ya habían comido y se seguía bebiendo. Había muchas parejas bailando. el gentío parecía resolverse agitadamente en un caos colectivo muy bien organizado.

Al volver reflexioné sobre la condición humana, sobre los excesos de las fiestas, sobre las diferencias entre la sociedad rural e indígena mexicana y la sociedad urbana, reflexioné y pensé sobre ese México profundo de Bonfil Batalla, y ese otro México, españolizado, europeizado, moderno. Pensé también en el alcholismo de la población, en la animalidad que representa ostentar la hombría al ser el que más bebe o el más temerario o el más fuerte. No puede evitar sentir tristeza al ver a un hombre, más o menos de edad, tirado en el suelo de borracho. No puede evitar reafirmar el alcoholismo nacional en México, ese tipo de barbarie histórica que acompaña la poltrona ritual mexicana. Pero pensé en la humanidad de esas fiestas, donde quizá al final siempre haya una tragedia, donde quizá haya también cortejos, donde tal vez se reafirman los vínculos comunitarios, donde no hay tiempo ni esperanza ni futuro porque todo es el despilfarro del momento. Y pensé que no hay civilizaciones o culturas o formas sociales superiorres unas a otras, pensé que en sus propios términos lo que se vive en esa fiesta valida y legitima toda una serie de actividades. Y pensé también que ya no puedo ser antropólogo ni tampoco etnografiar ese tipo de eventos porque cada vez estoy más alejado, por decisión propia, de inmiscuirme en escenarios y ambientes de ese tipo. Y me dí cuenta que mis búsquedas en papeles antiguos, en periódicos y libros viejos, me alejan de la materialidad corpórea presente de pueblos y personas, pero que es mi decisión personal. Pensé también que nunca había estado o no recordaba haber estado en una fiesta de ese tipo y que por una vez en la vida es bueno saber las formas y los modos en los que otros viven la realidad.

Músicos y concurrentes a la fiesta de Corpus en Tarecuato

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces de interes:

Tarecuato por Anne Bonnefoy:

http://www.lugaresdemexico.com/tarecuato.html

 

Tarecuato, Michoacán

https://sites.google.com/site/trajetipicodetarecuatomich/

 

Conservación del medio ambiente en Tarecuato por Maricela Amezcua Morales

Propuesta pedagógica (tesina) Universidad Pedagógica Nacional

http://200.23.113.51/pdf/29717.pdf

 

Disputas por el gobierno local en Tarecuato, Michoacán 1942-1999 por María del Carmén Ventura Patiño (libro)

https://books.google.com.mx/books?id=KrUe0OpCzuQC&pg=PA189&lpg=PA189&dq=Los+santos+de+los+barrios+de+tarecuato&source=bl&ots=xY4M0i7RpM&sig=Ze4TGS45dL-tlb7ppoQL8TntNzo&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwiGqY3k17XbAhVEMawKHRx5BhcQ6AEIUzAL#v=onepage&q=Los%20santos%20de%20los%20barrios%20de%20tarecuato&f=false

 

Vida nueva para Tarecuato por Carolina Rivera Farfán (libro)

 

https://books.google.com.mx/books?id=NxY8aDWWmLIC&pg=PA80&lpg=PA80&dq=Los+santos+de+los+barrios+de+tarecuato&source=bl&ots=-4ergyh_ix&sig=7y26ZXRP3W2wuYuh3Vtu9387gEM&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwiGqY3k17XbAhVEMawKHRx5BhcQ6AEIVjAM#v=onepage&q=Los%20santos%20de%20los%20barrios%20de%20tarecuato&f=false

 

Prepara Tarecuato feria del atole por Redacción del periódico Cambio de Michoacán

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/columna-nc39096

 

Las dos sesiones de Flor de Fuego de 2007 para escucharlas en la barra lateral

En el año 2007 después de volver de Sudamérica una mañana me senté al piano e improvisé, entre otras piezas, las que constituyen mi conjunto titulado Flor de Fuego. Ahora las he puesto en la barra lateral para que puedan ser escuchadas. Son piezas largas de catarsis musical.

Espero consigan escucharlas e interesarse por ellas.

Saludos a la audiencia