Hoy presentamos Natdzhadarayama en Casa Libertad de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México

Con una cálida acogida, un grupo de personas amistoso, alumnos y maestros, dentro de las primeras jornadas de Oralidad y escrituras organizadas por la EDCO de la UACM, presentamos la novela El olvidad Imperio Natdzhadarayama. Se organizó una dinámica colectiva mostrando fragmentos de la narración y algunas de las ilustraciones que la acompañan. El ambiente amigable, la cordialidad, la cooperación y el intercambio fueron el primer acercamiento al trabajo, pues se realizaron algunos comentarios por equipos para propiciar una reflexión previa, a partir de algunos contenidos de la novela, entre el público que asistió al evento. En un tono informal, mas no por eso menos serio, el diálogo entre conocedores y no conocedores del trabajo permitió que la audiencia se fuera preguntando por la construcción de la trama, fuera identificando los personajes principales, los hechos que van conduciendo la narración y preguntándose por los distintos momentos, pasajes y situaciones que se expresaron en capítulos como Los testículos a la fritangaMuerte del último conocedor de la civilización Natdzhadarayamamita.

Posterior a ese encuentro de puntos de vista se realizó la presentación donde colaboró Juan Carlos Vilchis, también de la UACM, y un servidor. El comentario de Vilchis atinó en aspectos como el análisis folklórico y de los tipos de personajes, la dimensión de una construcción de un mundo, atribuyendo también un elemento importante en los hechos que van denotando la importancia del rescate del pasado, del valor social de la historia y la memoria. En ese tenor este nuevo comentario fue de una interpretación profunda, amplia y minuciosa, mostrando el hecho de que Lingüineto Violatore puede considerarse un héroe —y los motivos para ello— y de cómo el carnicero puede funcionar como un villano, también explicando la ontología de los personajes malévolos. Además mostró una lectura profunda del trabajo, contribuyendo a un entendimiento de su estructura, a una condensación de notas y apuntes que hablan de una lectura detenida, sólida, atenta. Si para Sánchez Menéndez en la primera presentación se trató de vincular la historia y la literatura, así como de traer a una ficcionalidad la construcción de un universo cotidiano, si para Prado se trató de una maquinaria, de un artefacto que habla de lo que se destruye, de lo que desaparece, para Vilchis fue más bien el toque de la soledad, de la intimidad, la que afloró en su interpretación. 

Posteriormente participé con un escrito donde reafirmé el camino, las andanzas, de este trabajo. Desde su construcción inicial en el año 2010 hasta las peripecias para poder editarla y finalmente la reflexión respecto a que nunca terminamos de aprender a leer y a escribir, de que somos lectores que trascendemos los bestsellers, que tenemos un horizonte de vida, de sentido, de conocimiento y de aprendizaje propios, que construimos mundos, que inventamos palabras y sonidos y formas y que al final de cuentas Natdzhadarayama busca un lector intrépido, ágil, aventurado. En esa medida el libro,digo yo, es un ejercicio que exige al lector atención, invención, construcción, memoria. No es entonces gratuito recordar lo que decía Barthes sobre los textos, que nunca son los mismos, ni tampoco exagerar las dotes postmodernas de una multiplicidad de facetas presentes en la novela.

Con todo el cariño después de esta presentación puede afirmar que se trató de un evento muy apropiado para explorar experiencias, conocer puntos de vista, anotar y distinguir distintos elementos del trabajo que mantienen una estructura narrativa propio, como lo reveló el hecho de uno de los grupos que comentaron que los personajes principales eran Lingüineto Violatore, el carnicero, la capitana y la emperatriz. La selección de textos también permitió vislumbrar anécdotas que fertilizan la lectura, resaltando hechos singulares como la presencia de un ejército de mujeres o la extrañeza entre la depilación testicular y la castración del tigre Wu Yu Hu.

Al final tuvimos una pequeña convivencia con carnitas, a propósito de fritangas, y pasamos un rato agradable, departiendo, comentando, aprendiendo unos de otros. Fue una linda estancia en Casa Libertad y para mí ha sido muy importante tener de viva voz la cercanía con un público inquieto, preguntón, crítico, despierto.

Desamores polvosos 1

 

Evocando, recordando, sintiendo, a mi amiga, Citla.

Salud comadrita, desde el extrañamiento profundo.

A rehacer el andar.

 

No imaginar el fondo

de un dolor:

trance

ese silencio de ausencia amada.

Duelo, masacre de párpados, lágrimas

un bohío triste, puerilidad

el llanto mismo de la despedida.

Nombrar el alma sus grietas

acto heroico, piezas

rotas la vida, un puño de alegrías

resquebrajadas, mutilación

fabuloso desengaño, muerte

siempre presencia

en lazos rotos: la unidad del amor

quebranto, viaje al incómodo y molesto

deambular recuerdos.

Desamores polvosos

esta geometría de cuerpos en separación.

 

 

Vitalicia

Pedí el deseo de tocarte.

Digitalizaste mi silencio

hecho trizas. El escaneo

de mis noches fuiste.

Cornea lasser tu aliento

surco y camino: adelante

estaba la cima de un nosotros

quemazón nuestra ingravidez.

Mañana 2 de marzo en CDMX

Querida audiencia de este blog:

mañana 2 de marzo en punto de las 17:00 horas en la Librería Rodrigo Porrúa de Pabellón Altavista en San Ángel, estaré presentándome en una lectura de poesía para dar adelantos de mi libro Advenimiento de la espera y para compartir algo de mi quehacer poético.

Están todos cordialmente invitados.

romulopardo_altavistasanangel_rodrigoporrua_poesiabajovelas

 

 

De mi reciente ausencia

Crucial, definitivo, trascendente, estos días me mantuve concluyendo mi tesis de licenciatura. Imposible dedicar algo de tiempo a mi sitio, imposible si quiera colocar algunos versos, incluso micro poemas. La mente estaba retenida, absorbida, enclaustrada, invariablemente, en concluir mi primer trabajo personal de investigación académica. Y no fue en balde. Ahora no sabré qué hacer con el tiempo libre, quizá invertirlo aquí, pero también en otras actividades. Estoy contento, pleno, satisfecho y aguardando las noticias de mi asesor para proseguir con los trámites de realización del examen de defensa.

No podía, en consecuencia, dejar de compartir este acontecimiento con mi audiencia bloguera. Reciban un saludo sonriente de este hombre feliz.

 

Romulaizer Pardo

El ethos de la digitalidad: unidad y diversidad

Cuando nos aproximamos filosóficamente a un estado de cosas, a una sensibilidad, podemos planear una suposición a priori desde la conjunción predominante en los sistemas del pensamiento, los cuales conducen, invariablemente, al problema de la unidad y la diversidad. Desde mi trinchera, raquítica de un sistema filosófico coherente, desde mi nulidad, embebida por el trauma de la modernidad, componer la reflexión del ethos digital, me acerca a una valoración incipiente, superflua y contingente, de la esfericidad en la que se movilizan los campos propios del acto digital. No se trata exclusivamente de una acción comunicativa, en el sentido del circuito de Jakobson y posteriores, ni tampoco exclusivamente en la ley de la oferta y la demanda, así como tampoco puede evadirse el acto de lectura alfabética e interpretativa, del conjunto de la esfericidad del ethos de la digitalidad.

Profusamente la digitalidad envuelve una condición per se, la comunicativa, pero también inmiscuye per se su condición antropocéntrica: el anclaje semántico, actitudinal y comunicativo de la digitalidad es indisociable de la existencia humana. Así mismo, este ethos digital está premiado por una conducción pro conservadora en distintos niveles: histórica-documental, biológica (zoológica y botánica principalmente), artística (en la dimensión de la totalidad de obras creadas bajo modelos estéticos), política (gubernamental, de contestación social, inclusive de organización comunitaria), entre las formas de conservación más importantes (sin olvidar por supuesto la patrimonial y la audiovisual como instrumentación de conductas heredadas del siglo XX). Estos impulsos conservaduristas se inscriben también en la égida de una economía global de los significantes, en la taxonomía polisaturada del universo humano en toda su extensión. La concepción antropocéntrica y metafísica de la digitalidad impele a una metanaturaleza, a un ethos que se involucra, desde el valor de uso de la obsolescencia y del valor de cambio de la omnilocalización, con los ideales infértiles de la conquista tecnológica, desde la predominancia axiomática de la asepsia y la sanidad.

Por otra parte, el ethos de la digitalidad absorbe las contradicciones inherentes a una modernidad caduca, tardía y pronta, en sus modelos cognitivos, a la interpretación falaz, subjetivista, del posmodernismo occidental. No obstante la cristalización del estrepitoso deambular de los actos digitales legales, también el ethos digital se instaura en la contradicción totalizadora entre civilización y barbarie, fungiendo, irrestrictamente, como vehículo y canal tanto de los esfuerzos sociales políticamente correctos, como de los intentos criminales (en su diversidad de facetas), que amplían sus circuitos de vinculación a través de una instauración subterránea (como la deep web por ejemplo) de las prácticas digitalistas. La lógica dicotómica entre criminalidad/legalidad, constituye, por sí misma, uno de los pilares del ethos digital.

Finalmente, este ethos, inabarcable, polisaturado, difuso y gaseoso, en su nivel ideológico y creativo, es nitidamente una prolongación vigente de la querella entre antiguos y modernos, o del conflicto entre el perdurar ortodoxo de lo tradicional y la revocación instantánea de la novedad. No debemos olvidar, tampoco, que en esa medida lo tradicional, la tradición, se finca en un conjunto de valores (en ocasiones nacionales, pero también religiosos, políticos, sociales, folklóricos, culturales, etcétera), y que por tanto la dialéctica entre novedad-costumbre, es otro rasgo distintivo del ethos de la digitalidad. No sería posible plurilizar, sin menoscabo de una fenomenología del technogeist, a la digitalidad, puesto que las digitalidades, en tanto representaciones constructivas de múltiples lenguajes, se aíslan en el modelo teorizado de la unidad digital, de la digitalidad emblemática, que es canal, mensaje, sujeto, objeto, circuito, cultural, sociedad, vivencia, experiencia, anclaje, entre tantas otras formas, pragmáticas, simbólicas y lingüísticas, en las que se expresa la sociedad planetaria del siglo XXI.

Mensaje navideño de un ex indigente académico

Hay navidades que no puedo recordar, que no dejaron huella en mi memoria. ¿Qué más decir después de una década de psicosis, drogadicción, excesos, perdición, depresión, de infiernos vividos con la entereza del ser? De mis 18 a mis 28 todo fue un vórtice de oscuridades que desde octubre de 2010 ha cambiado por un acercamiento renovado a la vida. Así, esta navidad es distinta por muchas razones. Doy gracias también a todos los lectores, seguidores, amigos, familiares, personas en fin involucradas en este blog, en mi devenir literario, en mis intentos de respaldar mi vida con un lugar en el mundo.

A todos y todas gracias, sobre todo a quienes se comunican y expresan conmigo su beneplácito de este sitio donde dispongo, para bien y para mal, algunas de mis más genuinas creaciones.

Un abrazo sincero de gratitud.

 

Romulaizer Pardo

Navidad 2015

 

PD: FELIZ AÑO 2016

Fui merecedor del primer lugar del concurso de ensayo histórico de la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana

El día de hoy me han notificado que fui merecedor del primer lugar del primer concurso de ensayo histórico convocado por la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana el pasado mes de agosto. El aviso lo recibí por parte del director de la facultad, conmoviéndome de inmediato y asimilando la alegría de haber mandado mi trabajo, aún con todas las dudas de hacerlo. El trabajo que envíe se titula “La poética de Ignacio de Luzán en los orígenes culturales del México independiente: un vínculo intelectual trasatlántico en la formación de la República de las letras mexicana, 1805-1812″. Rumores extra oficiales parecen indicar que la premiación se desarrollará la siguiente semana, aunque falta una confirmación oficial.  La novedad implica un epígono en el esfuerzo constante de superación académica personal, muy incrementado este año con diversos resultados, entre ellos la participación en el IV Encuentro Internacional de AHILA 2015 en el puerto de Veracruz, la presencia como becario en el Verano de Investigación Científica de la Academia Mexicana de Ciencias, desarrollando trabajos con el Dr. Carlos Sola Ayape, y la exposición de una ponencia en el pasado XXXIV Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia, desarrollado en la Ciudad de México los últimos días del mes de octubre. Los frutos cosechados a lo largo de este ciclo vital, además de nutrir mi curriculum, me hacen distinguir un nicho de investigación original, el cual estoy desarrollando, explorando y ensanchando. En vías de rematar el proceso de mis estudios de licenciatura, también el pasado lunes hice entrega de mis últimos trabajos y ahora me encuentro desarrollando mi trabajo de tesis, ya con un primer capítulo concluido.

Gracias a la audiencia por sus visitas, comentarios y sugerencias.

Un saludo cordial.

Fin del comunicado.

 

Romulaizer Pardo

Versión de una queja elaborada sin métrica

¿Qué lápida dejan los ríos de sangre
o las muchedumbres analfabetas
o los rumores de la esperanza
o las costillas rotas de la justicia?
Mitad silencio mitad rabia
todo es una amalgama en desunión.
¿Acaso los millones de estrellas vigilan
o registran
o recuerdan
todos esos muertos por la mano del hombre
por el hombre
todos esos cadáveres de la historia por las causas falaces?
No, sólo es una lápida de tristeza y rencor:
lápida de todas las luchas frustradas
de todos los que no fueron héroes oficiales
de todas y cada una de las mujeres destruidas desde el patriarcado.
Mitad silencio, obligado, mitad tortura, inducida,
los cuerpos escriben en el tejido social
la faz indómita de la rebeldía.
¿Qué lápida dejan las infancias corrompidas,
las adolescencias superficiales,
los discos de moda y el último atuendo de París?
Ninguna época mantiene un lazo firme con el porvenir
salvo por la fuerza y no hay en época alguna
paz, solidaridad, justicia y plenitud, más que para algunos.
No es vana la incertidumbre del hombre en su existencia
ni es bueno el fanatismo en su esencia.
No en balde el dinero y la religión, no en balde
los fanatismos y prejuicios, no en balde la violencia.
¿Hay lápidas de amor, serenidad y armonía?
Estamos en la necropatía de un absolutismo rancio
disfrazado de novedades luminosas, de luz
que no permite ver el fondo de la miseria humana.

Novedad en PDF

A continuación les presento una realización de hace 5 años. A mitad de una voraz drogadicción, de una pérdida de sentido vital, escribí este compendio titulado Hecatombe S.A. de C.V. Cuestionable por muchas razones, controversial, insalubre, no es más que un registro más de mis grafomanías, de mi constante escritura distorsionada. No me enorgullezco por mi prolijidad. Los trabajos de esta empresa responden a tristezas profundas, a rencores y envidias, a encuentros, a vivencias y escenarios que hoy están caducados.

Aquí les dejo uno más de los vestigios de mi andar por los terrenos del alfabeto.

 

A propósito de basura

Ya salió la antología Cuentos del sótano V de la editorial Endora

Me acaba de llegar la antología Cuentos del sótano V editada por Endora en Coyoacán, D.F. Evidentemente deberé leerla para quizá hacer una reseña, no estaría mal. De entrada puedo decir que hay en ella un cuento mío escrito el año pasado y por tales motivos no puedo sino involucrarme, menor o mayormente, en su difusión.

Con la mezcla de emoción que implica ver tu trabajo publicado y el deseo de difundir, desde el yo pero también desde el nosotros, el recién nacido, escribo aquí para mencionar que el libro estará a la venta en Barrio Tlalpan (https://www.facebook.com/barriotlalpan) con dirección Congreso #6, Centro de Tlalpan, México, D. F., y teléfono 46 13 34 12. También puede conseguirse en las oficinas de la editorial Endora Centro, Av. Pacifico 260 C-104, El Rosedal, Coyoacan, 04330. El costo del libro es de 200 pesos. Por si están interesados en conseguirlo o difundir la información.

Mayores detalles sobre la editorial Endora disponibles en las siguientes direcciones web:

*LIBROS: endora.com.mx

* EDICIÓN:armidaediciones.wordpress.com

* PROYECTOS: conexionwitral.wordpress.com

 

Por su atención, gracias. Disfrutemos la lectura.

 

Rómulo alias Romulaizer.

romulaizer_y_cuentosdelsotano_v_2015