Nano señalética interior

Aquí —¿dónde?— está un paisaje

desoladoramente inscrito

en nuestras voces: éramos también

un tropel de andamiajes futuros.

Caímos a la atmósfera de un alma

universal, desbrozamos infancias

con el escalpelo satinado de la vida.

Fuimos menos que un enigma fugitivo

fuimos una tediosa película de caricaturas

para adultos… falsificamos eso

lo que nunca estuvo en nuestras manos.

Anuncios

Soltar

Dentro instantes

contra fluir

instintos,

primavera electrónica:

pétalo cincelado de desprecio.

Spoken of the sorrow

She delivery inner atoms

below single landscapes.

Here, where I can reach

the strength called sunny day

their souls arise keeping

time for them. Will I forget?

Nevertheless I will climb

to reach clouds. There,

that’s here inside,

I can fly to remember

the name of generations.

Tiento sí

Dos días empeñan

el dejo de la historia

en mis dientes.

Nauseabundo el sol

rompe enfermo el dintel

de mis adentros:

alma si de torcedura

impacto atropello,

de mi vista —indemne—

salto al silencio estridente.

Trashy poetry

 

I will never be a poet
neither a hope
nor an inner silence.
I will never try
to fly again
the sky is forbidden
for cowards.
I will never get again
over my sight
the smiling song
of quiet air.
This world is corrupt.
Here, where the death is an everyday coin,
being alive is not a treasure
is the price of being
a slave of the present.

Mecanografiar el instante

El alfabeto en su amplitud

es un laberinto.

Su infinidad es mi sesgo

su horizonte mi camino.

En su finitud de silencio

comprimo saltos al universo.

Alfabeto milenario eres

el teclear emotivo

de seres infinitamente desolados.

Callar en el callejón de la barbarie

Contra fluir enquistados años

eso es el indómito perfil

de la columna ridícula del estar.

Encima de los tientos amorosos

existir —igual presencia que designio

autómata de signos marchitos—

un lenguaje espacio la cicatriz.

Añejo color añil del alma

del corazón un pizca salubre

lágrima siempre torcedura

anda, ven, contagio de agua.

Pocilga de fuego, igual que ayer,

los cuerpos entreverados.

En el axioma del amar

la ventisca fugitiva y sudorosa

que es inserción y decibelio:

sonar el sueño —sonambulismo—

terreno de imágenes proféticas,

como los goles de soles en la portería

de la eternidad. Danza, igual, erótica

de veintinueve años quebrados

en el solipsismo de la barbarie.

Bloqueada inspiración

Así retratar ruinas en el viento

conversación, silencio,

fabricar en decibelios

galope de arrullos —levantamiento

dentro— los arrecifes indómitos

que demarcan este anhelo.

Tiempo, sí, escritura de cuerpos:

la vida misma, misterio mayor

dentro de las espigas luces

quietud que arropa también olvidos.

Micro poiesis 1 Cosa dicha

Verbalizaste una generación instantánea

que es tu vida y tus ideas

como si no hubiera retórica del tiempo

porque al final del día Dios te amaba

y eras dichosa como una liebre corriendo en la pradera.